La importancia de la actualización fiscal y contable

La importancia de la actualización fiscal y contable

Muchos de los contadores, que al terminar sus carreras profesionales,  olvidan la importancia de una actualización, pierden de vista que existen reformas y conocimientos que constantemente están cambiando. Este artículo va dirigido a ellos, para sobrevivir en un mundo cada vez más competitivo.

Cuando un contador termina la carrera de contaduría sale fresco de nuevas ideas, actualizado, listo para enfrentar el mundo laboral, que es bastante competido. Pero al cabo de unos años sale una nueva reforma, miscelánea o incluso una nueva Ley. Algunos tiene la facilidad de aprender por sí mismos, otros no, y no es que sea malo, simplemente el modelo de aprendizaje no es lo mismo. Para eso existen cursos que siempre los pueden tomar.

Más allá de tomar o no cursos, la actualización de un contador es fundamental para las empresas, y para ellos mismos.

Las ventajas de una actualización fiscal y contable

  • El contador como profesional, amplía sus conocimientos.
  • Se vuelve más competitivo en el mundo laboral.
  • Las empresas se renuevan constantemente y permanecen al margen de la ley.
  • Se evitan multas y sanciones innecesarios.

En el punto anterior es importante recalcar que vale más invertir en un buen curso de actualización fiscal que, por la falta de conocimiento, comiencen a llegar multas y sanciones innecesarias.

Hoy en día muchos contadores profesionales han quedado varados en el conocimiento que adquirieron en sus formaciones académicas, lo que los ha orillado a ser menos competitivos y hasta incluso permanecer en sus trabajos por miedo a no encontrar un mejor lugar de crecimiento por la falta de conocimientos.

Si bien la carrera de contaduría es bastante amplia, también es cierto que es una carrera que, por lo menos en los últimos 10 años, ha sido bastante movida en cuanto a actualización se refiere.

El paradigma de la brecha tecnológica
Uno de los más importantes cambios es pasar del papel normal al papel digital; de tener una caja con 100 facturas, a tener un programa que emita 100 CFDI’s. El problema radica a que existe una brecha tecnológica difícil de derribar entre las actuales generaciones de contadores y los ya no tan jóvenes.

Contadores con grandes conocimientos se han visto limitados en continuar con su formación debido a que le tienen miedo a las computadoras, al no saber usar un programa o incluso a proporcionar información “sensible” en el SAT.

Hoy en día existen cursos bastante efectivos que permiten al contador derribar esa brecha y adquirir los nuevos conocimientos de manera sencilla y profesional. Es importante que se derribe ese paradigma, y lo que ayer eran cajas de contabilidad, hoy en día son carpetas digitales en la computadora, por ejemplo.

Fuente: contadorcontado.com

Gloria Calcaneo

Web: http://www.cgyasc.com/